publicidad
19 de abril de 2011 • 06:10

Guillermo y Kate, diez años de historia de amor

 

La boda del príncipe Guillermo y de Kate Middleton el 29 de abril es la culminación de una historia de 10 años que comenzó como una amistad en la universidad y se transformó en amor.

En su primer encuentro con el segundo en la línea de sucesión al trono, cuando ambos ingresaron a la prestigiosa Universidad de Saint Andrews, en Escocia, en septiembre de 2001, Kate se puso "colorada", según la propia joven.

"Cuando la conocí, enseguida supe que había muy algo especial en ella", confesó por su parte Guillermo en la entrevista que la pareja concedió en noviembre coincidiendo con el anuncio de su compromiso.

La imagen de la pareja en esa ocasión contrastó fuertemente con la que dieron los padres de Guillermo, Carlos y Diana, en 1981. Cuando le preguntaron a Carlos si quería a su prometida, éste respondió torpemente: "Sí, lo que sea que enamorado signifique".

Carlos se casaba entonces presionado por su familia, y había visto a Diana menos de 20 veces, mientras que Guillermo y Kate viven juntos desde hace años.

En la entrevista, Kate se burló de él cariñosamente por su escaso talento culinario, mientras que él ironizó sobre el póster que ella habría colgado en su habitación de adolescente. "Es lo que le gustaría, respondió la joven. No, tenía un póster de un modelo de Lewis en la pared".

La historia de la foto fue interpretada por la prensa como una señal de que Kate eligió ex profeso la universidad de Saint Andrews para cazar al príncipe. Esto, sumado al hecho que nunca comenzó una verdadera carrera profesional tras salir de la universidad, le valieron el apodo de "Waity Katy".

Para Robert Jobson, autor de una biografía de la pareja, la imagen es injusta, porque la joven de 29 años tiene más personalidad de lo que se cree y una verdadera influencia en el príncipe.

Fue aparentemente ella la que convenció a Guillermo de que continuara sus estudios cuando quería abandonar la Historia del Arte, y se orientara hacia la carrera de Geografía.

"Creo que es alguien en quien él tiene plena confianza", declaró Jobson a la AFP. "Debe ser un verdadero alivio para él haber encontrado una compañera con la que compartir su vida privada y su vida pública también".

A su vez, Guillermo protege mucho a Kate. Consciente de las obligaciones de la monarquía, sobre todo después del doloroso ejemplo de Diana, el príncipe dio tiempo a Kate para que tuviera una oportunidad de "dar marcha atrás antes de que las cosas se volvieran demasiado serias".

La historia de amor comenzó en 2003, un año después de que los dos jóvenes empezaran a compartir una casa en Saint Andrews con otros estudiantes.

En diciembre, ya eran pareja, y en marzo de 2004 se publicaron unas fotos de los enamorados durante unas vacaciones de esquí.

La presencia de Kate y de sus padres en la ceremonia de graduación de Guillermo en la academia militar de Sandhurst oficializó la relación en diciembre de 2006.

Sin embargo, en abril del año siguiente, el palacio confirmó la ruptura de la pareja debida, según la prensa, a la carrera militar de Guillermo y a las fotografías publicadas de éste con varias mujeres durante las fiestas con sus amigos del ejército.

Unos meses después, volvían a estar juntos, esta vez con la boda al final del camino.

La petición de mano tuvo lugar en octubre una reserva en Kenia, después de que Guillermo llevara durante varios días en su mochila el anillo de compromiso de Diana para regalárselo a Kate.

El príncipe acababa de terminar su formación de piloto de helicóptero de búsqueda y rescate y, dijo, "habíamos decidido los dos que ahora era un buen momento".

AFP AFP - Todos los derechos reservados. Está prohibido todo tipo de reproducción sin autorización.