Música

publicidad
11 de julio de 2012 • 00:10 • actualizado a las 00:27

Natalí Jiménez o la magia cautivadora y sutil de Lady Qwam

Natalí Jiménez.
Foto: Difusión
 

Si hay una virtud que atribuir a Natalí Jiménez (Lima, 1978) es la perseverancia. Su primer disco en solitario titulado “Lady Qwam” (2012) tuvo que esperar cinco años para ver la luz. Fiel a su actitud desafiante y batalladora, labrada desde sus primeras notas musicales en la adolescencia, con su primera banda NUN y luego con el grupo Colección Privada, Natalí ha editado un disco en el cual logra plasmar su universo femenino bajo el influjo tanto de lo real como de lo onírico.

“Lady Qwam” se deja escuchar con facilidad, sus canciones con letras que beben de las fuentes del amor y el desengaño, así como sus melodías cautivantes, están arropadas por el rock, el pop y el folk, aunque ella clama que no la etiqueten pues solo desea que la conozcan como una compositora que disfruta del placer de crear canciones, pero sobre todo cuando ve que la gente escucha y canta sus temas.

Algunos dicen que eres rockera, otros te califican como cantante pop ¿Cómo te defines?

Prefiero decir que soy compositora e intérprete de mis propias canciones en rock, pop y folk-rock.  Sin embargo, no me molesta que me digan cantante pop, pese a que de un tiempo a esta parte algunos ven al pop como algo superficial o menos trabajado. Habría que recordarles que los Beatles también fueron pop y fueron grandes. Y es que entre los músicos de nuestro país hay cierto prejuicio por la palabra pop porque se suele pensar que es o lo mas comercial o donde menos neuronas quema un artista. En lo personal, mis gustos siempre han ido por el lado del rock pero también he sabido escoger entre mis preferidos a artistas pop que me han dado un mundo interesante. Contrario a lo que muchos piensan yo creo que el pop no es pasajero si un trabajo está bien hecho.

¿Qué cantantes han sido tus principales influencias?

Entre mis influencias te puedo mencionar por ejemplo a Stevie Nicks, Patti Smith, Tori Amos, Sarah McLachlan, Norah Jones, Jewel, Luz Casal, Fiona Apple, entre otras, aunque ahora escucho a Russian Red. Todas ellas me han dado universos qué explorar, no son solo voces bonitas o interesantes, sino que vienen acompañadas de un mundo conceptual muy amplio.

En tu disco mencionas que “Lady Qwam” viene a ser como una musa inspiradora del artista ¿en qué momentos te encuentras con Lady Qwam?

En distintas circunstancias. Son estados de ánimo muy especiales en los cuales siento la necesidad de crear una canción, es muy intuitivo lo mío. Cuando estoy frente al piano siempre sale algo de ahí, con este instrumento mi creatividad fluye mucho más rápido. Con la guitarra, en cambio, demoro un poco más en conseguir lo que quiero. Por lo general, escribo sobre acontecimientos que me suceden y que considero son importantes expresar con música.

Hablando de cosas que te suceden ¿Cómo han tratado a tus canciones las radios locales?

Un amigo intentó introducir en algunas radios locales un disco llamado “Nun” que hice junto a Roger Velásquez en 2005, pero la respuesta fue negativa. Creo que hay que hacer muchas maniobras para sonar en la radio. Con el disco “Lady Qwam” tengo propuestas de gente que le interesa ingresarlo a la radio comercial, pero no sé cómo me irá en esta ocasión, habría que intentarlo una vez más. En nuestro medio, las únicas radios que apoyan desinteresadamente son las radios online, y por supuesto las redes sociales son de gran ayuda para difundir mi música.

¿Qué opinas de realities como “Yo Soy” y “Operación Triunfo”, por mencionar solo dos, que dicen ser semilleros de talento y ofrecen fama y fortuna en poco tiempo?

No critico a los chicos que participan en estos programas, pues los sueños son de cada quién y nadie tiene el derecho a prohibirles nada. Creo sí que ningún programa de este tipo, que promete éxito o hacerle la carrera a un nuevo talento ha conseguido eso, excepto algunos del extranjero. La mayoría solo otorga esos 15 minutos de fama que muchos esperan y, por supuesto, la jugosa recompensa económica, pero no veo nada más trascendental. Nadie te hace una carrera en este país y el mercado de la música es el camino más duro y largo que existe, por ello creo que estos programas no deberían vender ese éxito inmediato y fugaz como algo duradero y seguro. La realidad para los músicos aquí en el Perú es sumamente compleja.

¿Cuál ha sido el momento más feliz que has vivido como cantante?

He tenido varios momentos felices como cuando las personas tienen ese lindo gesto de escribirte o decirte personalmente lo que significan las canciones para ellas. En las épocas en que musicalizamos algunas obras de teatro recibía esos elogios y me hacía muy feliz saber que puedo generar reacciones en la gente con mis canciones y con mi voz. Con este primer disco me estoy dando cuenta del poder de la música y la influencia de esta sobre las personas. Que algunas niñas canten “Lucía” o “Tan Fugaz”, sin ser canciones que están sonando en la radio comercial, me parece maravilloso y lo celebro.

¿Cómo te ves de aquí a 5 años en lo artístico?

Me veo haciendo canciones junto al piano, con una guitarra o una armónica en mi habitación, o en el lugar que sea. Siento que es lo único para lo que soy buena en realidad. En 5 años espero haber grabado por lo menos dos discos más, si la creatividad me da para eso. Tengo canciones guardadas y que estan esperando ser producidas, algunas, incluso, ya están encaminadas, uno no puede dormirse con las canciones.

 

Terra Terra