Famosos

publicidad
25 de junio de 2012 • 07:48 • actualizado a las 10:39

César Ritter: "No hay lugar para mí en "Al Fondo Hay Sitio""

César Ritter.
Foto: Patricia Altamirano / Terra Perú

César Ritter llegó a los televisores como un flaco aparentemente torpe en 2001, con “Mil Oficios”, teleserie creada por Efraín Aguilar. “Lalo, la locura” era su apelativo en dicha producción y, gracias la comicidad de sus escenas y diálogos (y para muchos, seguramente, la identificación misma con el personaje), la popularidad no tardó en llegarle.

Hoy, una década más tarde, César Ritter no es más ese joven que iba a grabar en combi y que, según él mismo, cometió algunos errores. Sí sigue siendo, sin embargo, el joven que decidió ser actor por consejo de una profesora del colegio que quería que deje de ser tan “jodido” con los profesores y al que, actualmente, no le falta una buena obra de teatro dónde participar o una producción televisiva dónde trabajar.

Ese es César Ritter, actor que se encuentra trabajando en el nuevo montaje de “Drácula” y que, felizmente, se pudo dar un rato para conversar con Terra Perú sobre su momento actual, sus experiencias pasadas en televisión y lo que se viene en los próximos meses.

 

Terra: La gente te conoce más por tus personajes en la televisión. Tú en dónde te sientes más cómodo, ¿en la televisión o en el teatro?

César Ritter: Yo me siento cómodo trabajando. Ya sea de gira con Efraín Aguilar, mi viejo de la tele, o trabajando en un teatro comercial o en un teatro independiente o trabajando en cualquier lado. Por el momento no tengo ningún tipo de prejuicios hacia ningún estilo. Siento que si prejuzgo antes de comprobar, cometería un gran error. No tengo favoritismo sobre nada, me encanta hacer esto tanto como me gustó hacer “Mil Oficios” o como ahora quiero hacer otro tipo de cosas.

T: En todo caso, ¿cuáles han sido los personajes con los que te has sentido mejor?

CR: Depende. Yo me siento muy cómodo en todos lados. De hecho, en teatro lo que me gusta más son los buenos guiones, que motivan y hacen que el personaje salga con mayor facilidad, veracidad y verdad. Sobre géneros, no tengo. En televisión, donde mejor me he sentido, por el tiempo en que he estado y por cómo me han tratado, ha sido con la gente de Efraín.

T: ¿Cómo te sientes respecto al éxito que acompaña a Efraín (Aguilar) y la gente de “Al Fondo Hay Sitio” en este momento?

CR: Yo estoy contentísimo porque sé quiénes están ahí y quiénes trabajan ahí. Contento por los colegas, por los chicos nuevos que han salido, que lo están haciendo muy bien. Contento porque muchos de ellos no están repitiendo los errores que uno pudo haber cometido. Contento porque es gente que ya tiene un lugar en la televisión.

T: Cuando dice errores, ¿a qué te refieres?

CR: Nosotros comenzamos con una serie que fue, en su momento, mediáticamente muy importante y coincidimos con el nacimiento de una prensa que se dedicaba mucho a la farándula, algo que no había antes. Y no solo se dedicaba a lo que se hacía dentro del set sino fuera de él también. No había muchas personas que te pudieran aconsejar ni nada. Ahora tienen managers y cuando nosotros empezamos no había nada de eso. La economía en el Perú recién estaba comenzando a mejorar y nosotros veníamos en combi y no teníamos sala de actores. Era todo distinto. El trabajo y el pequeño grano de arena con el que uno ha podido colaborar han servido para que ahora haya una mejor producción, para que a los actores se los trate de una manera distinta y que sepan a qué se están exponiendo y cómo solucionarlo.

T: ¿A ti te afectaron drásticamente los errores de esa época?

CR: Es un tema que ya pasó hace tiempo pero que, en su momento, y a la edad que tenía, me tocó. Ahora me da risa pero, en su momento, afectó. Hay cosas que uno piensa que son un mundo y que cuando creces te das cuenta que son una cojudez. A mí me tocó y ya, pues. Ahora siento que todo fue parte de un circo en el que nunca quise estar, pero ya pasó.

T: Uno de tus último trabajos en TV fue con “Los Exitosos Gómez”, ¿cómo se dieron las cosas ahí?

CR: Para ser sincero, fue un personaje con el que no me sentí cómodo en ningún momento. Fue un personaje con el que hice lo que tenía que hacer pero, a pesar de haber trabajado con la ‘China’ Bahamonde y quererla mucho, no fue lo que en principio creí que iba ser. Se cambiaron las cosas, no quedé contento y salí a mitad de la novela por una decisión propia y particular y que creo que fue acertada. Me fui sin conflicto con nadie y con la posibilidad de volver a trabajar con la ‘China’. Después, he trabajado en otra novela melodramática y me he sentido muy contento y a gusto. No he hecho muchas novelas, he hecho muchas series y he estado ahí buen tiempo. Ahora sí me gustaría ir por el lado de las novelas y aprender un poco de los actores que saben de este código.

T: Por tu amistad con Efraín Aguilar, ¿crees que pueda haber un sito para ti en “Al Fondo Hay Sitio”?

CR: Creo que “Al Fondo Hay Sitio” tiene su elenco muy bien elegido y todos están es sus personajes. Los jóvenes que han salido están extraordinariamente bien. Ya están cinco años y es un éxito total. Ahora, yo sé y Efraín sabe que en esa producción no hay lugar dónde pueda estar yo y, si hay algún personaje, preferiría esperar hasta otra producción. Aunque, ¿quién sabe? (Risas).No sé, la verdad. Eso es lo que hablé con Efraín y yo prefiero esperar. La serie creo que va un año más y yo ya tengo programado para el próximo año qué hacer. Creo que eso no se va a dar. Pero que sigo hablando con Efraín, sí, y hay proyectos de otras cosas de los cuales no puedo hablar, pero hay.

T: ¿Estos proyectos son en la televisión? ¿Te veremos este año quizá?

CR: Sí, voy a hacer una serie para el canal 4 (América TV). Dentro de dos meses comienzan las grabaciones y no sé cuándo la vayan a transmitir.

T: Y, ¿cómo así se dio esto?

CR: Me llamaron, me enseñaron la idea y el libreto. Me contaron sobre los colegas y, bueno, no puedo contar mucho sobre eso. (Risas). Pero sí, estaré ahí y es con Michelle Alexander. Es un drama, que es lo que también me interesa hacer en tele y que he hecho muy poco.

 

“La oscuridad nos hace más sabios”

T: ¿Cuál es tu rol en “Drácula”?

CR: Mi personaje es Jonathan Harker, un joven y talentoso abogado, al que mandan a hacer una delegación, que es firmar el contrato con el conde Drácula sobre bienes e inmuebles, de una casa en Londres. Al llegar al castillo, comienza poco a poco a haber una relación con el conde y esta se va transformando, descubriéndose al final un montón de cosas.

T: ¿Cómo ha evolucionado la obra desde su primera función hasta este momento?

CR: Es una obra complicada por la cantidad de información y porque al ponerla en teatro se tiene que hacer una síntesis de toda la información. Empezamos con el hecho y la premisa de que íbamos a contar la obra como si nadie nunca hubiera visto o leído “Drácula”. Como si la obra hubiera sido escrita por Bram Stoker y nosotros hubiéramos sido los primeros en montarla. Nos parecía importante que la gente que no la hubiera visto no se pierda ningún detalle. Queremos que se profundicen los temas psicológicos de cada personaje.

T: ¿Qué ha sido lo más difícil de trabajar con tu personaje?

CR: Sobre todos los personajes, uno tiene que aceptar que son ellos mismos los que dejan la puerta abierta para que Drácula entre. Y que Drácula entre en tu mundo es un tema difícil porque por alguna u otra razón todos queremos que la oscuridad esté en nuestro mundo y la vivamos y podamos sobrevivir a esta. Primero, porque te hace más sabio, segundo, porque te hace más humano, tercero, porque tal vez lo oscuro no era tan oscuro y, tal vez, lo desconocido, al volverse conocido, se vuelve más normal y menos castrante y menos perseguidor o agresivo.

 

“Drácula” está de jueves a martes a las 8:00 pm y los domingos a las 7:00 pm en el teatro La Plaza, en Larcomar.

Terra