actualizado a las 10:42

Vuelve "Ibéroes", la aventura del superhéroe hispano dentro y fuera del cómic

 

Premio Autor Revelación 2010 en el Salón del Cómic de Madrid, el zaragozano Íñigo Aguirre lanza la segunda entrega de "Ibéroes", una aventura "sin respaldo editorial, a lo Juan Palomo", pero convencido del auge y la vigencia de los "personajes del pijama" frente al empuje del Manga.

"Ibéroes es un cómic hecho a la manera americana -cuenta con Javier Tartaglia, colorista de Marvel y DC-, pero en el que los personajes se comportan muy a la española: se van al bar a tomar un café, se toman el pelo entre ellos, se gritan y se reconcilian... son más humanos que nuestros vecinos 'yankies' y ese es el punto que los hace diferentes", declara a Efe Aguirre.

Además, las ambientaciones están a la vuelta de la esquina, en concreto, en esta segunda entrega, se desarrollan en Jerez de la Frontera (Andalucía) o en la ruta del bakalao, durante un día libre de sus personajes: Viriato, Abad Abraham, Tina Gelatina, Andy Androide, Ramón del Valle, Birli & Birloque y El Representante.

Aguirre lo entiende así: "las ambientaciones son uno de los principales alicientes de la serie; todos hemos visto al Capitán América luchando en las calles de Nueva York, pero es difícil verle luchar en el puerto de Barcelona o en la Gran Vía madrileña. El sueño de muchos fans ha sido siempre leer batallas de superhéroes que transcurren en la puerta de su casa, y eso es precisamente lo que contamos en Ibéroes".

El lanzamiento de la primera entrega de estas aventuras tuvo 2.100 ventas, y la segunda, ya disponible, tiene buenas perspectivas, según Íñigo Aguirre, que añade: "Son buenos resultados; no hay que olvidar que es un cómic hecho sin ningún respaldo editorial, un poco a lo Juan Palomo. Entre Javier -que vive en Argentina- y yo nos lo organizamos todo".

Trabajan juntos hace varios años a través de internet, pues ni siquiera se conocen personalmente. "Estamos muy contentos, a pesar de que -bromea-, nuestros países estén, digamos... un poco enfadados" (en relación al conflicto por la expropiación de la petrolera YPF).

Pero, ya sin bromas, el guionista y dibujante explica que "hoy por hoy es difícil vivir del cómic en nuestro país; lo más razonable, si te gusta dibujar es buscar trabajo en los mercados americano y francés. Hay una cierta fuga de talento en lo que al cómic español se refiere", motivo por el reclama el apoyo de instituciones y editores.

Aguirre es de la generación de españoles que ha crecido con Mortadelo y Filemón y nuestros clásicos de la viñeta, pero se reconoce influido por el superhéroe americano, como la mayoría de "los chavales de los años ochenta".

Quizá por eso, no renuncia a ellos, aunque en "su versión más patria", frente a otros estilos como el Manga.

En este sentido, aclara: "Después de una década en la que el Manga copaba las listas de cómic más vendidos, el auge de la factoría Marvel y DC ha devuelto a los 'personajes del pijama' a primera línea de la popularidad".

EFE en español EFE - Agencia EFE - Todos los derechos reservados. Está prohibido todo tipo de reproducción sin autorización escrita de la Agencia EFE S/A.