Cultura

publicidad
30 de abril de 2012 • 07:45 • actualizado a las 09:01

Publican autobiografía del Nobel Tomas Tranströmer

"Dentro de mí llevo mis rostros anteriores, como un árbol lleva los anillos de la edad. Es la suma de ellos lo que es 'yo'". Estas palabras del premio Nobel 2011 Tomas Tranströmer forman parte de "Visión de la memoria", la autobiografía del poeta, que se acaba de publicar en España.

Un libro que Tranströmer (Estocolmo, 1931) escribió a los 60 años, meses después de sufrir en 1990 una apoplejía que le privó prácticamente del habla y le paralizó la parte derecha de su cuerpo, y cuyas páginas contienen la infancia y juventud del poeta.

Publicado por Nórdica, que le edita en España y en Latinoamérica, "Visión de la memoria", además de ser un texto bellísimo, aporta todas las claves de la obra del poeta. Aquí el lector podrá encontrar de dónde nacen su interés por el hilo de la memoria y su amor por la naturaleza, la antropología, la medicina o la biología.

La música es otra de las pasiones del escritor y últimamente el vehículo con el que expresa sus emociones artísticas, ya que Tranströmer toca el piano con la mano izquierda, pues la derecha la tiene paralizada por la enfermedad sufrida.

"Visión de la memoria" también acaba de ser publicada en Estados Unidos, donde Tranströmer es el poeta extranjero más traducido después de Pablo Neruda, según Diego Moreno, director de Nórdicas Libros.

Y es que, en este libro, el narrador, poeta y traductor y psicólogo -durante años trabajó en la prisión de Roxtuna, en Linköping (sur de Suecia), rehabilitando a jóvenes delincuentes- pone las simientes de lo que luego sería la poesía para él.

"Mi vida. Cuando pienso estas palabras veo frente a mí un rayo de luz. En una aproximación mayor, el rayo de luz tiene la forma de un cometa, con cabeza y cola. La extremidad más intensa, la cabeza, es la infancia y los años de crecimiento. El núcleo, su parte más densa, es la más temprana infancia, en la que los rasgos más importantes de nuestras vidas se definen"...escribe en estas páginas el ganador del último Premio Nobel.

Traducido a más de 50 idiomas, el poeta nórdico, que encierra mucho misterio y está plagado de claroscuros, relata cómo desde su infancia le atraían las bibliotecas, los museos y el zoo, y cómo, al igual que a otros muchos escritores y pintores nórdicos, la naturaleza y su carácter extremo condicionaron su persona y su trabajo.

El autor de "El cielo a medio hacer" habla del divorcio de sus padres, de la escuela primaria y su relación con los compañeros y profesores, y de su manera de enfrentarse al más fuerte y poderoso de la clase, que le ganaba siempre.

"Al principio ofrecí activa resistencia, pero de nada sirvió...Al final encontré un método para desanimarlo...Cuando se acercaba, yo fingía que mi 'yo' había volado lejos y que lo único que había quedado era un cadáver, un trapo que él podía manosear como quisiera. Entonces se cansó", recuerda el poeta.

También el premio nobel tira de los hilos de la memoria de una parte muy dolorosa, de sus recuerdos de la guerra o de una depresión que sufrió a los quince años. Lo cuenta en un capítulo denominado "Exorcismo", donde narra el fundido en negro que sufrió, que comenzaba cada tarde al empezar a oscurecer y que terminó una noche de primavera, cuando descubrió que la angustia se había vuelto marginal.

"De todo modos, tuve esa experiencia. Tal vez la más importante para mí. Pero terminó. Yo creía que era el infierno, pero era el purgatorio", escribe.

Su compromiso con la vida, la mirada aguda y contemplativa sobre la vida cotidiana o el amor por las metáforas y las imágenes se traslucen en estas páginas, escritas por el autor de poemarios tan simbólicos e importantes como "Secretos en el camino", "Tañidos y huellas" o "Ver en la oscuridad".-

EFE en español EFE - Agencia EFE - Todos los derechos reservados. Está prohibido todo tipo de reproducción sin autorización escrita de la Agencia EFE S/A.