publicidad
12 de junio de 2012 • 09:16

Hija de Garzón: Ni mi padre posee toda la verdad ni es el mayor delincuente

 

María Garzón, hija del juez Baltasar Garzón, defendió hoy la actuación de su padre en las causas por las que fue investigado en el Tribunal Supremo (TS) español y aseguró que ni es el "mayor poseedor de la verdad" ni el "mayor delincuente de este país".

La hija del magistrado se expresó así en la presentación de su libro "Suprema injusticia. Toda la verdad sobre el final del juez Garzón", un relato en primera persona de cómo ella y su familia vivieron los "últimos y difíciles" tiempos de su padre desde que el 14 de mayo de 2010 abandonara la Audiencia Nacional.

Desde entonces, el magistrado español, que adquirió fama internacional por ordenar el procesamiento del ex dictador chileno Augusto Pinochet, el ex militar argentino Adolfo Scilingo o el mismísimo Bin Laden, se enfrentó a la Justicia en tres ocasiones.

Garzón fue juzgado por ordenar investigar los crímenes del franquismo -resultó absuelto-; por los cobros que recibió durante su estancia en la Universidad de Nueva York -causa que se archivó-, y por ordenar las escuchas de la trama de corrupción conocida como caso "Gürtel".

Por esta última causa, Garzón fue condenado, el pasado 9 de febrero, a once años de inhabilitación al considerársele culpable de prevaricación.

"Habían pasado apenas unos días desde la sentencia que inhabilitaba a mi padre a once años fuera de la carrera judicial y los sentimientos aún los tenía a flor de piel", explicó la autora sobre cómo decidió escribir la obra.

Y lo hizo, según dijo, porque "se lo debía" a su padre, a su familia y a "toda la gente de a pie" que le ha apoyado y que ha demostrado que la idea de que Garzón está solo "es totalmente falsa".

Prueba de ello -añadió- es la petición de indulto que ha planteado al Ministerio español de Justicia la Asociación de Magistrados Europeos por la Democracia y las Libertades (Medel), que agrupa a 15.000 magistrados de once países europeos que están de acuerdo "con la forma de trabajar de Baltasar Garzón".

Sin embargo, la hija del juez no es optimista de cara a la concesión de ese indulto ya que "no es una prioridad", algo que entiende desde el punto de vista de que el Gobierno español tiene entre manos multitud de temas económicos que resolver.

María Garzón asegura estar cansada de ver cómo "se corrompe el sistema" y de no entender por qué la Justicia puede sentar en el banquillo a un juez "sin ofrecerle un juicio justo", y que tampoco tiene derecho a una segunda instancia "cuando el resto de ciudadanos lo tiene".

Explicó que su padre siempre ha conocido las consecuencias de todos sus actos pero que no por ello "se ha amedrentado" y aseguró que "nunca" ha antepuesto sus prioridades en una investigación.

Tras el "duro golpe" que supuso la inhabilitación, María Garzón asegura que el magistrado ahora comienza una nueva etapa y que será una "decisión suya" si después de once años decide volver a la judicatura.

"Yo no se lo aconsejaré. Yo quiero que se dedique a los derechos humanos y, a poder ser, fuera de estamentos gubernamentales", concluyó.

EFE en español EFE - Agencia EFE - Todos los derechos reservados. Está prohibido todo tipo de reproducción sin autorización escrita de la Agencia EFE S/A.