1 evento en vivo

"El síndrome de Berlín" se presenta en la FIL

Última publicación del sello Estruendomudo dará que hablar

26 jul 2012
09h41
actualizado a las 17h28
  • separator
  • comentarios

Con motivo de la 17° Feria Internacional del Libro organizada por la Cámara del Libro, leímos El síndrome de Berlín de Dany Salvatierra por el sello Estruendomudo. La novela comienza con la cautivadora descripción cinematográfica de la destrucción de una imagen, un ícono, un avión y un pueblo o manada aplastada por el peso de la pasión; la caída o entrega de un ser ansiosamente deseado por la masa que la ve aterrizar desde un avión averiado y arrastrado en picada por el peso de una estatua de 10 metros de cemento hacia el desierto sobre las cabezas que contemplan con estupor y éxtasis el descenso vertiginoso de un ser tan salvaje y femenino como un ídolo galáctico, una Marilyn Monroe... ¡una Berlín Newman!

El síndrome de Berlín se presentará en la FIL el viernes 27 a las 7pm. Foto por Kami Velvet.
El síndrome de Berlín se presentará en la FIL el viernes 27 a las 7pm. Foto por Kami Velvet.
Foto: Terra

En El síndrome de Berlín encontramos todos los delirios de un monstruo bacterial de mil cabezas, una Lima, que nunca deja de crecer amorfa sobre el desierto: ovnis, espiritismo, casos de clarividencia, fieles creyentes de cuanto absurdo se les pueda presentar llegando a casos de locura colectiva, homosexualidad e incesto reprimidos y furtivos a punto de explotar y darse a luz, femmes fatales apuntando con pistolas, disfuncionales relaciones familiares plagadas de extraños afectos y urgencias del amor; en busca de un motivo que le dé sentido al vago deambular de unos investigadores protagonistas . G uiados por el devenir de una belleza ultrajante y de hipnotizadora magia que con muchas sorpresas se preservará en el tiempo y viajará a través de varias generaciones e individuos de piel resplandeciente y olor a frutas, para arrastrarlos por un vórtice de demencia.

Dany Salvatierra, que presentará El síndrome de Berlín el día viernes 27 de julio en la FIL del parque Próceres de la Independencia, conocido como Matamula en Jesús María, a las 7 p.m. contestó a nuestras preguntas.

Cuéntanos qué estuviste leyendo mientras escribías ésta, tu primera novela.


Durante los tres primeros años que pasé redactándola (y antes de comenzar a cortarla, al darme cuenta que tenía un manuscrito impublicable de casi 600 páginas), descubrí muchas novelas que me ayudaron a conducir la narración hacia el terreno que más me interesaba. Es decir, la perversión como detonante para la ironía, el humor negro, y la deliciosa sutileza de los temas escabrosos. Mi formación literaria ya estaba curtida en la literatura sensacionalista, en los grandes romances de época o los folletines telenoveleros de consumo inmediato. Pero, más que nada, lo que me influyó a escribir El Síndrome de Berlín fue el trabajo vanguardista y atípico de autores como Chuck Palahniuk, A.M. Homes, Bret Easton Ellis o Augusten Burroughs. Todos ellos se mueven dentro de lo que se conoce como 'ficción transgresiva', que tiene que ver con violencia muy gráfica, prácticas sexuales inimaginables y demás perlas disfuncionales, una vertiente muy popular en EEUU, pero que curiosamente no ha sido abordada en Latinoamérica, al menos no desde el punto de vista masivo.

Tu tema tiene que ver con los tabúes que limitan las manifestaciones del amor, ¿qué podrías decir sobre el tema?


Los tabúes existen por el simple hecho de ensalzar el carácter clandestino o prohibido de las manifestaciones sexuales, y es aquello precisamente lo que hace al sexo algo tan peculiar para la historia de la humanidad. Cito a John Waters cuando dijo, "gracias a Dios fui criado como católico, por eso el sexo siempre será sucio". En general, mi interés por los tabúes nace a través de la ansiedad provocada por la pasión no convencional, aquella que por su mismo carácter irracional es la única capaz de poner a temblar la Tierra entera. Es la única forma de pasión que desnuda los sentimientos y por ende, los hace más auténticos.

Leyendo el libro pasamos por muchas escenas que están llenas de acción, racontos y detalles visuales que nos dan la impresión de estar imaginando una película, ¿has pensado llevar tu historia a la pantalla grande?

En realidad, la génesis del libro se encuentra en el guión de un largometraje que escribí en la Universidad, pues estudié Realización de Cine, y mi percepción de la literatura siempre ha estado enfocada en descripciones excesivas e imágenes pensadas directamente para una sala de proyección. En ese sentido, la novela está creada casi para ser adaptada al cine, pero de momento no me gustaría ser yo quien lo haga, sino contar con el punto de vista de alguien más. Además, sería épico que dentro de unos años alguien se atreva a comprar los derechos para hacer una película, porque así podría disponer de más medios para continuar escribiendo sin mayores obstáculos. Es un sueño que vale la pena acariciar.

Terra

compartir

comentar

  • comentarios
publicidad
publicidad